Historia de The Climate Pledge

The Climate Pledge empezó con un atrevido y ambicioso «¿Y si...?». A medida que las crudas realidades del cambio climático alteran el mundo de una forma incalculable, hay algo que cada vez se hace más evidente: el tiempo no juega a nuestro favor.

Todo apunta a que las previsiones de los climatólogos en 2015 no eran correctas. Las temperaturas extremas empiezan a ser la norma. Las capas de hielo antárticas se derriten un 70% más deprisa y los océanos se calientan un 40% más rápido de lo previsto. Los efectos del cambio climático son alarmantes, inquietantes... y muy motivadores. Es ahora o nunca.

Como punto de referencia, el Acuerdo de París estableció una respuesta global contra el cambio climático que implicaba mantener la temperatura del planeta muy por debajo de los 2 ºC con respecto a los niveles preindustriales y proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura hasta los 1,5 ºC. Para poder restringir el calentamiento global hasta ese punto, hay que reducir las emisiones de carbono netas a cero antes de 2050. La climatología nos avisa también de que para conseguir este objetivo es necesario disminuir nuestras emisiones a la mitad entre 2020 y 2030. La ciencia tiene claro que 2050 es demasiado tarde.

Seamos el Cambio

}

¿Y si pudiéramos hacerlo mejor? ¿Y si fuéramos capaces de alcanzar este objetivo antes? Unos 10 años antes. Pues resulta que podemos hacerlo. Y The Climate Pledge es el “cómo”.

 

The Climate Pledge, una iniciativa conjunta entre Amazon y Global Optimism, fue fundada con la convicción de que las empresas mundiales, juntas, tienen la responsabilidad (y el deber) de actuar contra la crisis climática. Por primera vez, The Climate Pledge reune las capacidades de gran alcance de los actores más ambiciosos y progresistas del mundo empresarial para provocar el importantísimo cambio que el planeta nos está pidiendo a gritos.

“Nos hemos cansado de estar con los brazos cruzados y hemos decidido aprovechar nuestras dimensiones y alcance para marcar la diferencia”, afirma Jeff Bezos, fundador y CEO de Amazon. “Si una empresa con la infraestructura física de Amazon, que entrega más de 10.000 millones de artículos al año, puede cumplir lo pactado en el Acuerdo de París, cualquier empresa puede”.

Los tres principios

Con el objetivo de alcanzar las cero emisiones netas de carbono de cara a 2040, las empresas signatarias de The Climate Pledge, con Amazon a la cabeza, tienen que comprometerse a cumplir los tres principios siguientes:

Medir y declarar las emisiones de gases causantes del efecto invernadero de forma regular;

Implementar estrategias de descarbonización acordes con lo establecido por el Acuerdo de París mediante cambios e innovaciones en las empresas (mejoras en eficiencia, energías renovables, reducción de materiales y otras acciones centradas en la eliminación de las emisiones de carbono);

Neutralizar cualquier emisión restante con compensaciones adicionales, cuantificables, reales, permanentes y socialmente beneficiosas que permitan alcanzar las cero emisiones netas de dióxido de carbono anuales en 2040.

La combinación de estos tres principios marca la transformadora dirección que los signatarios deben tomar para descarbonizar sus empresas al ritmo necesario para poder alcanzar las cero emisiones netas de carbono 10 años antes de lo pactado.

La unión hace la fuerza

Como parte de su compromiso por utilizar un 80% de energías renovables en 2024 y alcanzar el 100% en 2030, Amazon ha realizado grandes inversiones en energías renovables. Para empezar, 15 proyectos de energías renovables eólica y solar a escala de servicios públicos y 50 techos solares en centros de distribución de todo el mundo. La inversión de 440 millones de USD en Rivian, fabricante de vehículos eléctricos cero emisiones, se traduce en 100.000 vehículos de reparto eléctricos en la calle de cara a 2030, lo que significa un ahorro de 4 millones de toneladas métricas de carbono al año. Y con el lanzamiento del fondo Right Now Climate Fund, en colaboración con The Nature Conservancy, Amazon está invirtiendo 100 millones de USD en reforestación para emplear soluciones basadas en la naturaleza como parte de la estrategia de compensaciones fiables.

No cabe ninguna duda de la increíble importancia de estas inversiones, pero hay que ser conscientes de que solo representan una fracción de todo lo que hay que hacer para alcanzar las cero emisiones netas de carbono de cara a 2040. Lo que sí dejan claro respecto a The Climate Pledge es que si las empresas no unen sus fuerzas, esto no va a ninguna parte.

“Alcanzar estos objetivos solo será factible con la colaboración de otras grandes empresas, ya que todos somos parte de la cadena de suministro de los demás”, asegura Jeff Bezos. “Así pues, tenemos que trabajar unidos, y queremos aprovechar nuestras dimensiones y alcance para abrir camino. Sabemos que no será fácil, pero sabemos que podemos hacerlo. Y que tenemos que hacerlo”.

Puede que el camino hasta las cero emisiones netas de carbono de cara a 2040 sea largo, pero The Climate Pledge aglutina una comunidad de empresas líderes para poder llevar a cabo las acciones transformadoras básicas que nos permitirán evitar un desastre climático y económico y construir un futuro colectivo.

Los Tres Compromisos de The Pledge

img5

Informes Regulares

Los signatarios acuerdan medir y declarar las emisiones de gases causantes del efecto invernadero de forma regular.

img5

Compensaciones Fiables

Los signatarios deben tomar medidas para neutralizar las emisiones restantes con compensaciones adicionales, cuantificables, reales, permanentes y socialmente beneficiosas.

img3

Eliminación del Carbono

Los signatarios implementarán estrategias de descarbonización acordes con lo estipulado en el Acuerdo de París.